Archivo mensual: julio 2012

Reset Spain: El fin del “ciclo de Polibio”

En mi “caverna” de San Salvador, en una mezcla de retiro emocional y profesional, me ha dado por releer una de las obras recomendadas por uno de mis profesores en la carrera, Dalmacio Negro Pavón (http://es.wikipedia.org/wiki/Dalmacio_Negro_Pav%C3%B3n); a la sazón, discípulo de Fraga en la Cátedra de “Historia de las Ideas y las Formas Políticas”, en la eterna Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la UCM (como dirían por aquí, mi “alter ego”). Eran otros tiempos, y sus lecturas iban más allá de sus propias ideas (¡menos mal!).

Una de ellas, “Historia de la teoría política” de George Sabine, relata de forma soberbia el origen y la evolución de los pensadores más destacados desde Grecia hasta mediados del siglo XX. Su relectura (como todas las que se hacen en diferentes períodos de la vida), abre en mí nuevas ventanas interpretativas sobre la teoría política y su relación con la sociedad y la administración pública.

Es este el caso de la “anaciclosis” y el “ciclo de Polibio”, ambos objetos de politológicos de primer orden en la España que viene.

Mañana en El Salvador (son las 7:07), hoy en España (son las 3:07), nos enfrentamos a un momento histórico, fruto de un proceso largo y prolongado de necrosis sociopolítica (la económica la dejo para los expertos), pero que tendrá su espacio mediático y su metáfora en la apertura de los mercados bursátiles en Madrid (9:00) y Nueva York (15:00)… creo.

¿Qué nos explica la “anaciclosis”?. Algo fácil de entender, incluso para un Presidente del Gobierno: los regímenes políticos tienen un “ciclo de vida” (las instituciones y las organizaciones, como se estudia en la Teoría de la Gestión Pública, también)… y la democracia representativa en España (¿quizás en el resto del mundo occidental?), no podía ser menos.

No soy maya, ni Nostradamus, y, por lo tanto, no tengo el poder de hacer predicciones… pero, ya lo decía yo: a  Rajoy la Legislatura no le va a durar 4 años.

El pobre de Polibio lo explicó con mucho acierto, pero poco éxito social (aún en boca de Aristóteles)… hace más de 2.000 años.

En España hemos disfrutado, en los últimos 500 años de un ciclo estable de 1. Monarquía (absolutas y autoritarias); 2. Tiranías (especialmente duras las de Primo de Rivera y Franco); 3. Aristocracia (de larga tradición y consolidadas en el siglo XIX y en XX, y si no que se lo digan a la Duquesa de Alba); 4. Oligarquía (con los padres de la patria, en forma de grandes fortunas: March, Oriol… a la que se incorporaron las clases medias más recientemente: Botín, Pérez…); 5. Democracia (en breves lapsos de nuestra historia contemporánea… no vaya a ser!, y con un “espejismo” basado en la representación, pero liderado por el nepotismo y los tecnócratas -en la Administración- y los plutócratas -en las grandes empresas-… el resto a las migajas y a disfrutar: patronales, sindicatos, colegios profesionales…); finalmente, 6. Demagogia (que es de lo que hemos venido participando desde finales del verano de 2008 y que tendrá su punto de inflexión en el verano de 2012, año mágico para España: Aniversario de nuestro modelo constitucional -¡vaya por dios! y de la Expo y las Olimpiadas -¡para habernos “matao”!).

Tic, tac, tic, tac… son las 3:25 de la mañana…

… ya queda menos para que los que nos gobiernan, nos den el último aviso, antes de entrar a matar.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Recortes y Universidad (II). Ganadores y perdedores

Estaba claro que en algún momento de un proceso de crisis como el que vivimos, la relación de confianza que se estableció entre la institución y el individuo, se tenía que romper.

Puede ocurrir que sea la institución la que produzca este luctuoso hecho. Por el contrario, en ocasiones es el profesional el que lo busca, o simplemente, lo provoca.

La Universidad del futuro (no es un contrasentido, cuando nos referimos a España), no cuenta con los docentes e investigadores en Ciencias Sociales y Humanidades y menos con los que no han sido tonsurados por el sagrado sexenio, que con mucho esfuerzo han conseguido algunos de los actuales catedráticos y titulares de Universidad (no todos, sobre todo los que están fuera de las élites corporativas y de las comisiones).

No tiene futuro, porque si seguimos la línea de “destrucción masiva” que ha iniciado el “bombero-torero” del señor Ministro Wert (no es que los anteriores, desde Maravall, lo hayan hecho mejor), nos encaminamos a una enseñanza superior de poco fuste social y supeditada a las escasas trasferencias públicas: http://blogs.elpais.com/contrapuntos/2012/07/los-amigos-chilenos-del-sr-wert.html

Desgraciadamente, lo más importante no son las acciones de un personaje que pasará sin pena ni gloria por el Ministerio, siguiendo el ritual que los británicos han descrito tan fabulosamente en aquella serie legendaria “Yes, Minister”. Son las implicaciones que para las Ciencias Sociales y las Humanidades, dejarán para las generaciones venideras… y eso que su compañera vital es Catedrática de Ciencia Política!

Ganan las “ciencias duras”, las de verdad, como diría la actual Secretaria de Estado de Universidades. Ganan las ciencias naturales, las que se pueden probar en laboratorios, como diría la Presidenta del Grupo de Expertos (sic) para la reforma de la educación superior en España.

Pero no nos equivoquemos, ganan también algunos que en torno a la “excelencia” (si, esa que se hace en las Escuelas de Negocios desde hace décadas y en las Universidades de élite, que han conseguido con sus análisis macro y micro certificar la defunción de nuestro sistema de bienestar), han construido su “Academia” particular. Las Ciencias Jurídicas y Económicas han conseguido definir el problema: sólo queda espacio en este país para nosotros/as, el resto ¡a emigrar!

Todos ellos/as son los que dirigen nuestras instituciones de educación superior… dios nos libre de los politólogos, sociólogos, historiadores, filósofos… hombres y mujeres de bien, pero un poco raros, y además… para lo que sirven, ¿no?. Por cierto, me gustó el alegato “antigubernamental” (si se me permite la licencia, pues estaban presentes el Presidente del Congreso y la Secretaria de Estado, ya aludida), en forma de presentación, de Juan Luis Paniagua, en la inauguración del Congreso Mundial de Ciencia Política (Madrid, 2012); aunque con mala calidad, merece la pena escuchar un poco:

http://www.youtube.com/watch?v=8zs28rndYKg&feature=youtu.be

Ellos/as llevan el timón y nos dan el ritmo del “tam-tam” de la galera, de la que formamos parte como remeros en forma de docentes a 32 créditos.

Por que nosotros/as, los de las “pseudociencias blandas”, somos los perdedores… y además así debe ser: no está de moda la Ciencia+Conciencia, si no la Ciencia+Excelencia. Por eso, debemos ser sacrificados en el altar de la sabiduría, dando gracias además de nuestra condición de “esclavos” en una Roma-Universidad que nos permite gozar de sus privilegios… a cambio de 32 créditos. ¡Gracias próceres, cónsules, ciudadanos de la Universidad de pleno derecho, por protegernos de los “bárbaros”!.

A vosotros nos encomendamos, tan sólo decidnos cuándo y cómo… y luego YA VEREMOS! http://duvi.uvigo.es/index.php?option=com_content&task=view&id=6291&Itemid=39.

A continuación un extracto de lo que nos espera: “Tras lembrar que a Lei de Orzamentos contempla excepcionalidades para contratación de persoal investigador e para persoal temporal ou funcionariado interino no caso de ter que cubrir necesidades urxentes e inaprazables, o reitor tamén incidiu na aclaración realizada a principios de este mes polo Ministerio de Educación que fixa a dedicación xeral do PDI en 24 ECTS e que as universidades dependendo das súa capacidade de autoxestión poderán modificar reducíndoa a 16 ou incrementándoa a 32 ECTS en función da actividade investigadora recoñecida. Neste sentido Mato confirmou que despois do verán e de cara ao segundo cuadrimestre do curso 2012/2013 “reformaranse os Plans de Organización Docente, POD, dos departamentos no sentido de incorporar a nova dedicación á docencia do profesorado”.

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Recortes y Universidad. ¿Quién gana y quién pierde?

Con motivo de una entrevista que me realiza un medio de comunicación gallego, en relación con la eterna crisis que vivimos, planteo algunas reflexiones de carácter politológico, que, seguro, son de escaso interés, pero a mí me resultan estimulantes
A los profesores de Universidad, como empleados públicos y como ciudadanos, los recortes nos afectan porque no hay que olvidar que a través del pago de los impuestos e indirectos, más de 2 millones y medio de familias contribuyen al sostenimiento de los servicios públicos, los recortes nos afectan de forma directa. Un cálculo aproximado, que varía en función de las Comunidades Autónomas (con competencias transferidas en educación) y de la categoría profesional y antigüedad, nos da como resultado un recorte salarial de entre un 15% y un 20%, acumulado desde el año 2010 hasta la actualidad.

Con todo, el problema de los recortes no sólo implica al profesional de la administración pública, sino también a la universalidad y calidad de los servicios públicos… y sobre este tema no se ha querido debatir, de forma consciente, porque tengo la intuición de que lo que se pretende es concluir un gran proceso de cesión de la titularidad de los servicios del bienestar al sector privado, eso sí  después de que el Parlamento haya realizado la correspondiente “actualización”, o lo que es lo mismo, la reducción de su personal y el pago de la deuda, con el fin de que la compra de estas instituciones les resulte atractiva a los futuros compradores de los servicios sociosanitarios, de educación, de ocio, de medio ambiente.
En clave más personal y analizando el efecto de los recortes en perspectiva autonómica e incluso viguesa, encontramos algunos puntos negros pero también algunas posibilidades, que toda crisis ofrece. En primer lugar, es obvio que los empleados públicos del sector educativos van a ver reducidos sus salarios (incluida paga extra en 2012, 2013…), aumentado su horario y empeoradas las condiciones de trabajo (menos material y ambiente laboral precario); esto es especialmente grave en la educación superior porque los profesores somos Personal Docente e Investigador, o lo que es lo mismo, nos pagan por dar horas de docencia, pero nos evalúan y podemos progresar o no en la carrera académica en función de nuestra investigación. Tal y como están las cosas, la investigación empeorará por falta de tiempo (nos aumentan la docencia) y por falta de recursos (reducción de presupuesto). ¿Quién pierde en este escenario?, los destinatarios de la investigación: la sociedad, sus empresas, sus instituciones; además de los alumnos y sus familias que no ven retorno a la inversión (tasas de matrícula y esfuerzo en el pago de viajes, manutención, vivienda, etcétera, los años de estudios). ¿Quién gana?, está por ver, pero lo que parece claro es que lo que debilita al sector público, hace más fuerte al sector privado.

Otro de los problemas graves que acarrean estos recortes en la Universidad pública tiene que ver con aquello que los politólogos que nos dedicamos al gobierno y a la gestión pública llamamos la “dimensión oculta de la gestión”. En pocas palabras este “dimensión oculta” alude a la imposibilidad de que determinadas áreas académicas de la universidad puedan ser gestionadas por el profesorado, que a lo largo de los últimos años, ha dedicado mucho tiempo y esfuerzo a la gestión de facultades, departamentos, grupos de investigación… ¿Quién pierde en este escenario?. La propia universidad que no dispondrá de personal dedicado a la organización docente e investigadora. ¿Quién gana?, también tendremos que esperar acontecimientos, pero esta situación debería dejar abierta la posibilidad de abordar la profesionalización de la gestión y la dirección de las instituciones de educación superior, dejando de lado el voluntarismo y la intuición, para dar paso a expertos en el “arte de la gestión”.

Toda crisis plantea “ventanas de oportunidad” y esta no podía ser menos. Hay que pensar que la oportunidad de contar con una Universidad pública en el sur de Galicia es un recurso estratégico indispensable para el desarrollo social y económico de Vigo, su área y el conjunto de la Eurorregión Galicia-Norte de Portugal. De hecho, además de por la investigación, las patentes, y los recursos de los proyectos internacionales, la Universidad de Vigo pone a disposición de las familias del sur de Galicia, en sus Campus de Vigo, Pontevedra y Ourense una serie de titulaciones de calidad reconocidas por las agencias españolas y gallegas (ACSUG y ANECA), con un buen número de doctores y redes de investigación internacionales (Campus del Mar), que permite que los estudiantes que no pueden desplazarse a Madrid o Barcelona (por poner dos ejemplos donde el coste de la vida por los recortes y la subida del IVA va a resultar insoportable), puedan desarrollar sus estudios de Grado y Posgrado en su lugar de origen…  yo no tuve esa oportunidad a finales de los 80 y decidí irme fuera a estudiar.

A la pregunta que me planteas de si estas medidas son justas o no, no soy capaz de dar una respuesta, y en todo caso a quien le corresponderá facilitarla es a la familias que deseen que sus hijos se formen en un modelo de educación superior universal, de calidad, con un coste asumible y socialmente responsable.

Ya en el plano más general, las reflexiones sobre la crisis y el procedimiento político que se está siguiendo para abordarla son de “perogrullo”, y  cualquiera con capacidad para interpretar las resoluciones del Consejo de Ministros y sus publicaciones posteriores en el Boletín Oficial del Estado (por desgracia últimamente no coincide lo que se dice un viernes, con lo que aparece publicado el sábado), sabe que una política de recortes sin un plan de desarrollo económico, industrial y social, está condenado al fracaso.

Bien es cierto, que las medidas que se vienen tomando en España en los últimos meses, son responsabilidad del Presidente del Gobierno y de su Gabinete, aunque el contexto ayuda mucho: el resto de partidos políticos que han sido incapaces de trabajar de forma coordinada y cooperativa en las anteriores legislaturas y en la presente; o los sectores corporativos (sindicatos y patronal, fundamentalmente, pero también sector financiero y mediático). Todos ellos son culpables por acción u omisión de la situación sociopolítica y económica en la que nos encontramos.

Lo grave de la crisis no aparece en la destrucción de empleo y del Estado del Bienestar que llevan aparejado los recortes… lo realmente dramático y lo que los ciudadanos reclaman (y lo harán con más contundencia en las próximas semanas), tiene que ver con la falta de alternativas que estos actores públicos y privados nos ofrecen como ciudadanos.

Si de algo somos culpables los ciudadanos-contribuyentes es de haber ayudado a convertir más de tres décadas de democracia representativa, en una “democracia delegativa”, en la cual hemos confiado y que al final, en forma de mala calidad de la representación política, social y económica, nos devuelve a la realidad de la Transición (y no es una forma de hablar).

Este momento histórico sirve para repensar nuestro modelo democrático y diseñar los próximo treinta años de convivencia en común. No pierdo la esperanza de que los ciudadanos (esta vez convencidos de sus responsabilidades), conseguiremos enderezar el rumbo de la historia, a pesar de los esfuerzos en contra de las élites empresariales y políticas; porque esta vez nos encontramos ante un juego de “suma cero”, o ganan ellos, o ganamos nosotros.

Enrique José Varela Álvarez

Dr. en Ciencia Políticas y de la Administración en una Universidad Pública (la de Vigo, claro).

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Centroamérica nuevo Eje Geoestratégico Global: El Caso del Salvador

Sin ánimo de ser presuntuoso y tratando de desarrollar el planteamiento general expuesto en el título del post, me gustaría realizar una serie de análisis desde la perspectiva de la ciencia política y de la gestión pública, en relación con los nuevos escenarios de poder global y el papel que América Latina está llamada a desempeñar.

En concreto me gustaría profundizar un poco más en la relación que el “Reino de España” ha tenido y tiene (no sé si en un futuro tendrá), con toda la región, y muy especialmente con El Salvador.

Los motivos pueden no parecer claros, ¿por qué este tema?, ¿por qué yo?, ¿por qué la perspectiva politológica?.  Me explico:

1. Desde hace un año comienzo mi recorrido por Centroamérica, desde Tijuana (septiembre de 2011), hasta San Salvador (enero y julio de 2012), en el cual me encuentro en este momento.

2. El motivo, haber sido contratado por la AECID para participar en un programa de capacitación de altos cargos y mandos intermedios del sector justicia y seguridad en El Salvador. El programa de “refuerzo institucional” se realiza en colaboración entre el Consejo Nacional de la Judicatura (CNJ, igual que el CGPJ en España), la Unidad Técnica Ejecutiva del Sector Justicia (UTE) y el Instituto Universitario de Investigación Ortega y Gasset (IUIOG, Madrid), como coordinador académico de un programa denominado “Diplomado en Gerencia Pública, Justicia y Seguridad”

3. He sido invitado en calidad de doctor en Gobierno y Administración Pública y profesor del Grado en Dirección y Gestión Pública de la Universidad de Vigo (España), para impartir un módulo sobre “Dirección Estratégica de Recursos Humanos” (30 horas semanales, por dos semanas, para dos grupos diferentes y un total de 70 personas, aprox.).

Por si no fueran suficientes los motivos, a ellos se suman la perspectiva politológica, puesto que como doctor en este área de conocimiento y organizador de cursos de entrenamiento directivo desde hace más de una década para administraciones autonómicas y locales en España, tengo una idea aproximada del perfil de los directivos públicos, su forma de organizarse y trabajar, además de su desempeño institucional como profesionales.

Más allá del “burriculum”, lo interesante es el resultado de estos 30 días que estoy viviendo en San Salvador, entre enero y julio de 2012 (el caso de Tijuana, responde a otra invitación académica del COLEF en el ámbito de la cooperación transfronteriza, y se recoge en otras entradas de otros blogs).

Trabajar con directivos del sector justicia y seguridad en El Salvador, supone un privilegio ya que da la oportunidad de seguir contribuyendo a mejorar la calidad institucional de una democracia joven, como lo es la salvadoreña. España tuvo un papel central en los Acuerdos de Paz de 1992 (este año, en enero se cumplieron 20 años de la firma), y con ellos el fin a 12 años de sangrienta guerra civil. Para nosotros El Salvador es un lejano recuerdo de los asesinatos de los jesuitas en la UCA. Ellacuría y sus compañeros fueron mártires de una guerra que concluyó con su sacrificio, y a partir del cual se reconstruyó toda la estructura del Estado: desde la seguridad y la justicia, hasta las infraestructuras y las políticas de ayuda a los colectivos más pobres (niños, mujeres, campesinos).

Pero El Salvador es algo más que eso. Es un Estado clave en el desarrollo centroamericano, puzzle geoestratégico que todos los grandes actores internacionales, y que, cada vez más, deja de tener relevancia para la UE y para España, absortos en su propia crisis sistémica. Sin embargo, si no estamos nosotros, estarán otros. Esto es lo que revelan los propios informes AECID 2011 (http://www.aecid.es/galerias/ongds/descargas/INFORME_ONGD_2011.pdf)

y 2012 (http://www.europapress.es/epsocial/ong-y-asociaciones/noticia-aecid-dispondra-2012-140-millones-euros-ong-35-ciento-menos-2011-20120416172352.html), en los que se puede comprobar la importancia geopolítica de la región para España, sobre todo en temas de gobierno, sociedad civil y derechos humanos. El Salvador, es el Estado que más recibía de la cooperación española en 2011 (no hay más que ver sus instalaciones y las de la Embajada para comprobar este dato numérico)… sin embargo, y con la excusa de la crisis, esta situación está girando 180º.

Un buen ejemplo de esta situación de “desaparición paulatina” lo podemos ver en el conflicto que mantienen el Poder Legislativo (la Asamblea de la República) y el Poder Judicial (la Sala de lo Constitucional). Seguro que es una noticia más desconocida para el público español, ya que los medios de comunicación prefieren otro tipo de actualidad (narcotráfico, “maras”…). Sin embargo, no por ser de escaso interés para los grupos mediáticos españoles es de menor relieve, ya que supone el mayor enfrentamiento institucional, entre poderes del Estado, desde los Acuerdos de Paz de 1992. Hasta tal punto se reconoce externamente esta tensión, que los norteamericanos (vía Embajada en El Salvador y representantes políticos en EUA), han asumido un cierto papel (en la sombra, eso sí), de mediación, con el fin de ayudar a resolver un conflicto, que comenzó el lunes pasado (16-VII-2012) y que amenaza con tomar un rumbo crítico en la semana que comienza, con cruces de acusaciones mutuas de inconstitucionalidad.

En mi caso, y como académico contratado para un programa de capacitación de los altos cargos del Poder Judicial y de la Seguridad Pública (Jefes de la Policía Nacional Civil, de Instituciones Penitenciarias, de la Procuraduría General de la República, de la Fiscalía General de la República), incluso de la Asamblea de la República (algún participante hay), debo mantener una posición de equidistancia incómoda. La razón no es otra que el hecho de que en mi primera visita y a través de contactos académicos de colegas en España, tuve la ocasión de conocer y debatir con uno de los Magistrados de la Sala de lo Constitucional, el profesor Sidney Blanco, sobre una situación que aún no había tenido lugar.

Seis meses después y a mi regreso, encontramos el mismo escenario, pero con sus actores en plena crisis institucional.

Más allá de este enfrentamiento entre el Poder Legislativo y el Ejecutivo (muy de moda también en España, tras el reciente nombramiento del Presidente del CGPJ, contra las “recomendaciones” del Ministro de Justicia), el resultado es que El Salvador se juega una buena parte de su futuro en la región, y la región es clave para los “operadores económicos” globales en estos momentos de cambio (especialmente para UEA y China, pero también para México y Brasil).

Y España ni está, ni se la espera, ensimismada en su concepción paternalista del mundo y eternamente pesimista, que refleja que sus élites y nuestra plutocracia aún no han conseguido superar la pérdida de las colonias de finales del siglo XIX. Si no fuera así,  estarían pensando cómo activar una presencia estratégica en Centroamérica, que poco a poco se va convirtiendo en testimonial, y reduciendo sus cuotas de legitimidad, al mismo tiempo que se incrementa su prima de riesgo.

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

España: No es país para viejos (después de la intervención)

No es país para economistas, o para abogados… esos códigos de relación público-privado, y el saqueo en forma de mala gestión (en forma de mala gestión) de fondos públicos por parte de las élites y de los partidos políticos, nos han llevado al desastre.
No es culpa de los especuladores Sr. García Maragallo (De Guindos formó parte de un banco intervenido por el Tesoro de EEUU), es culpa de todos aquellos que quisimos vivir una vida que no era nuestra, creyéndonos economistas y apoyando decisiones legislativas sin que nos importaran más que el dinero que dispondríamos ese año para irnos de vacaciones o realizar una inversión “inmueble”..
No es país para Ministros de Economía … no es país para TACs, no es país para políticos que sueñan con ser gestores públicos (uff)… ¿dónde está la tecnocracia que pretendía salvarnos del abismo?. ¿Dónde los gestores públicos que adoraban a Monti?
Es país de ciudadanos que van a tener que reconstruir su espacio común, sus normas, su comunidad entre ellos, tomando decisiones colectivas… y eso no lo enseñan las leyes, tampoco el sentido común. Busquemos en Aristóteles, Sócrates, Platón, en San Agustín, en Locke, en Gandhi, en Mandela, en Amartya Sen, en Sassen, en Agranoff, en Ostrom… ellos nos muestran otro camino, otra lógica. La de la cooperación.
Pero la cooperación la realiza gente preparada, predispuesta, jóvenes y mayores que desean construir un futuro en común. ¿Cómo hacerlo si se marchan?
¿Quién nos va a devolver el dinero que los españoles hemos pagado en forma de impuestos por la formación de miles de jóvenes?, ¿qué hemos bien formado para terceros países?.
Tenemos que exportar, pero no bienes o servicios, sino talento. Y no me refiero al de Bibiana Aido, sino al de los jóvenes que han pasado por nuestros grados y posgrados.
Ellos están preparados, desarrollarán su vida fuera de España y a nuestro país, a sus contribuyentes, se les habrá quedado cara de pasmo. ¿Por qué no compartir el coste de la formación con los Estado que demandan empleo?. ¿Por qué no abrir vías inteligentes de cooperación con ellos, desde la secundaria hasta el posgrado?. http://economia.elpais.com/economia/2012/07/20/actualidad/1342785121_986509.html
No mejor es cooperar en armamentos y en exportar líneas de AVE a países de gran seguridad jurídica como Rusia y los Emiratos Árabes.
Mejor es que las grandes empresas españolas sigan ganando dinero con el Rey como su comercial, aunque sus beneficios ni los “catemos” en nuestro tejido productivo.
En fin, no es país para graduados en economía, ni en leyes, es perfil para viejos.

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

El Salvador, la Tormenta perfecta

Llueve en San Salvador, y no es casualidad porque estamos en su invierno, continuación, sin transición del caluroso verano

A través de la ventana del hotel, abierta de par en par en medio de una tormenta tropical, la luz apagada y sin TV, diviso miles de luces que resultan almas a la falda del volcán San Salvador, activo aunque dormido desde principios del siglo XX.

Es mi primera tormenta en Centroamérica, el segundo viaje en menos de seis meses.

En esta ocasión la tormenta no tiene sólo características climatológicas, adquiere la categoría de “tormenta perfecta”, ya que el país se haya sometido a una tensión inusual desde los Acuerdos de Paz de 1992, por motivos de enfrentamiento entre el Poder Legislativo y el Judicial. Algo similar a lo que está ocurriendo en la actualidad en España entre el Ministro de Justicia y el Consejo General del Poder Judicial.

En el caso del El Salvador, el proceso y el resultado es diferente, porque adquiere tintes de crisis institucional entre la Sala de lo Constitucional y la Asamblea de la República.

En la calle el Presidente de la Asamblea apoyando, megáfono en mano, el recién elegido presidente de la magistratura salvadoreña, que cuenta con el soporte de los sindicatos, pero que es rechazado por la Sala de lo Constitucional, a la que apoyan amplios sectores de la sociedad civil.

El nivel de tensión va en aumento desde el lunes por la mañana, momento crítico de elección del nuevo presidente de la Corte Suprema de Justicia, que deberá elegir a los miembros de la Sala de lo Constitucional que acaban de sentenciar anticonstitucional su nombramiento.

¿Por qué es importante esto?, simplemente porque entre el grupo con el que estoy trabajando esta semana temas de gestión de personas, están fiscales, procuradores, comisionados de policía, directivos de la Corte Suprema y miembros de la Asamblea General de la República.

Pese a todo, aunque a intervalos en los que salen del aula acosados por el timbre de sus móviles, permanecen las 5 horas de programación del aprendizaje que me ha separado de Maite y Aitana… hasta el próximo día 29 de julio.

Esta mezcla de pasión, confusión y entrega política, que se mezcla con el respeto por la formación y el compromiso con el curso y sus profesores, es lo que me ha confirmado en los últimos meses que si algo podemos aprender del Salvador es su vitalidad, mientras que ellos pueden aprender de nosotros, hasta donde no deben llegar en la lucha interinstitucional… sobre tienen que asumir, cuál es el límite que le ponen a los partidos políticos para evitar la metástasis de la partitocracia y la crisis sistémica que España está en condiciones de mostrar como modelo ejemplar de una “mala práctica país”.

¡Siempre nos quedará El Salvador!

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Mi delgada linea roja

Ayer por la tarde, tras el esperpento de la sesion parlamentaria, sorprendi a mi familia bailando con mi hija “el animal que llevo dentro” de Franco Batiatto. Abrazado a ella, lloraba envuelto en una mezcla de rabia, frustracion, miedo, dudas e indignacion.

Acababa de regresar de coordinar un grupo de trabajo sobre directivos publicos en el Congreso Mundial de Ciencia Politica. Intercambiamos reflexiones tuecos, indios, argentinos, espanholes y koreanos… para llegar a a la concusion de que fuera de Espanha hay vida, mas problemas que en nuestro pais, y gente que quiere resolverlos

Porque esta es nuestra gran tragedia… en Espanha acabamos de traspasar la “delgada linea roja” de la democracia que aprobaron los constituentes de 1812. No nos enganhemos mas, el origen del desastre que vivimos y que adquiere un caracter de refundacion democratica del Estado viene de aquellos tiempos “liberales”. La Constitucion de 1978 no fue mas que una coartada para que las elites de izquierdas (que las hay) se sumaran a la democracia representativa, consiguiendo de esta forma que los poderes economicos de las dictaduras anteriores, continuaran controlando los poderes del Estado. Este largo proceso de autodestruccion y de transformacion de la democracia representativa en democracia delegativa, culmina un dia 11 de julio de 2012, con unas Camaras Legislativas que se han hecho el harakiri… el Ejecutivo hace tiempo que tomo esa digna opcion, segun las practicas y codigos de honor de las elites japonesas.

Lejos de toda consideracion historia o retorica… no me apetece usar el facebook o el twitter para extender el cabreo, creo que ha llegado el momento de tomar decisiones que, por este orden, afectan al individuo, al ciudadano, despues a la familia y al circulo de apoyo social, para acabar, con determinacion, como si fuera la primera vez que participamos en una movilizacion ciudadana, irrumpiendo en la esfera social, publica, en el espacio comun, que hemos abandonado por el ocio y la vida “opulenta”.

He traspasado la “delgada linea roja”, a partir de hoy toca reformular la vida cotidiana de cada quien. Asumir que no solo no nos representan aquellosque estan situados en los hemiciclos, sino que son nuestros verdugos. Pedirles responsabilidades todos los dias, en todos los foros (no solo en change.org), increparles cuando paseen por la calle, recordarles cuando esten de vacaciones, descansando en sus hoteles, comiendo con sus familias, que son culpables de dejar fuera del sistema social a millones de ciudadanos.

Toca tomar decisiones, acudir a la resistencia pasiva, asumir que las elites sociales y economicas son culpables de connivencia. Recordarles que estan de paso en la tarea de la representacion corporativa. Que ellos han pervivido porque los asaliarados hemos pagado impuestos, hemos comprados sus productos y servicios… y que ahora dejaremos de hacerlo. Que empresas tiene Rosell? Donde viven los directivos de Bankia y NCG? Preguntas que tenemos que resolver para tomar decisiones.

No me olvido de los medios de comunicacion, porque ellos tambien han formado parte del problema. Avalan las decisones politicas, eso si cada uno las de sus patronos, dirigen una forma de pensamiento corporativo que tambien se ha ido a la mierda.

Como no hablar de las universidades como centros de socializacion del conocimiento… ausentes del debate sociopolitico, ensimismadas en la trampa de las sucesivas reformas que el poder poltico ha introducido en la agenda de las ultimas decadas.

Hemos cruzado la “delgada linea roja” y vuelto al Estado de naturaleza. Cada uno es solo responsable dd sus actos, podemos elegir seguir el mismo camino o iniciar otro radicalmente diferente… yo ya he escogido esta segunda opcion.

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría