Vosotr@s también sois investigadores… ¡aunque no os lo creáis! @MASTERDPyLI (17-III-2014)

Tras dos semanas iniciándoos en el método científico y haber seguido vuestro proceso de aprendizaje en compañía de Xosé en el foro, por empatía puedo llegar a compartir cierta ansiedad.

Tengo que deciros que, sin embargo, es un proceso normal y la ansiedad… ¡también!

Y lo es tanto para los que tenéis “veintipocos” años y acabáis de graduaros, como para aquellos/as que tenéis “taitantos y habéis comenzado el @MASTERDPyLI en plena madurez profesional. Así que calma, tenéis una vida, una profesión o intención de tenerla, por lo que vamos a descargar toda la intensidad de la primera parte de esta importante materia y resituarnos en la segunda parte de métodos cualitativos; para lo cual:

1) revisad con calma el material de estas dos próximas semanas,

2) leed con detenimiento y cariño este post que escribo sólo para vosotr@s, e intentad que su narrativa sirva para dar algunas respuestas a las preguntas: ¿para qué me sirve el Máster en Dirección Pública y Liderazgo Institucional? (para solucionar problemas públicos, ¿no?);  ¿cómo hacer que me sirva? (pues con un poquito de “sal y pimienta”, o lo que es lo mismo, con un poco de cualitativo y cuantitativo, inductivo y deductivo, positivismo y humanismo.)

¿A qué viene todo este rollo introductorio? En mi opinión es necesario porque no me gustaría que pasarais por algunas experiencias personales que son perfectamente desechables del proceso de aprendizaje científico.

Porque  a la luz de la experiencia profesional y personal que he vivido en estas últimas dos décadas, ambos tenéis la gran suerte de contar con un excelente plantel de profesores e investigadores (en ningún caso lo digo por mí), que os están acompañando en un camino difícil y de alto compromiso con aquello que llamamos Ciencias Sociales y Problemas Públicos, en definitiva con lo público y la ciudadanía. ¡No todos tuvimos esta suerte cuando comenzamos nuestros respectivos caminos!.

Sirva esta primera reflexión de la parte de la materia de la que soy responsable (Métodos Cualitativos: Estudios de Caso y Análisis Comparado), para reconocer el enorme trabajo de Xosé no sólo como director del @MASTERDPyLI, si no como, gran positivista que es. A mí, personalmente, me ayudó y ayuda mucho en mi trabajo diario; le consulto a menudo y siempre tiene una opinión adecuada para estas “oscuras” cuestiones del proceso de investigación, el planteamiento de problemas y la selección de variables, hipótesis y preguntas de investigación.

Para comenzar la segunda parte de la materia, os voy a contar dos anécdotas personales que ilustran perfectamente el proceso que estáis viviendo y la necesidad de que continuéis trabajando tan bien como lo estáis haciendo hasta ahora.

En el año 1994, yo era un joven recién licenciado en Ciencias Políticas y Sociología que acababa de matricularse en uno de los centros españoles de excelencia investigadora en Ciencias Sociales: el Programa de Doctorado en Gobierno y Administración Pública, del Instituto Universitario Ortega y Gasset (Universidad Complutense de Madrid). Mi bisoñez y mi falta de pericia con las ciencias puras, el positivismo y el método científico, además de repartir mi tiempo entre el doctorado y una beca de colaboración en materia de investigación con le Escola Galega de Administración Pública (Galicia), hizo que pasara dos duros años de cursos de doctorado… porque yo sí asistía todas las semanas desde Santiago de Compostela a Madrid para participar en los diferentes seminarios 😉 Pues bien, ¿adivináis cuál de los seminarios fue el que se me atragantó?… ¡bingo! el de metodología de ciencias sociales. Suspendí el primer año (lo llevaré con vergüenza durante toda mi vida de docente e investigador 🙂 ) y tuve que repetirlo al año siguiente, esta vez sí, aprobándolo. Tras cumplir los créditos totales de los cursos de doctorado y desarrollar y aprobar mi tesina (32 créditos), conseguí el “Diploma de Suficiencia Investigadora”, lo que hoy se llama el Diploma de Estudios Avanzados… o lo que es lo mismo, la habilitación académica para investigar en ciencias sociales.

La segunda anécdota personal me lleva en el año 2004, diez años después, a un ignoto territorio del noroeste de España, que algunos llamamos Eurorregión Galicia-Norte de Portugal. En esta ocasión ya formaba parte de un equipo de investigación, en el que sigo trabajando, como es el Área de Ciencia Política y de la Administración de la Universidad de Vigo-Observatorio de Gobernanza G3. La suerte, el destino, o el azar (según Maquiavelo) quisieron que comenzara una línea de investigación que a día de hoy continuo: la gobernanza y la gestión pública entre ayuntamientos de Galicia y el norte de Portugal, en espacios transfronterizos. Esto supuso romper radicalmente con mi pasado y mi objeto de estudio (de 1994 a 2004 decidí desarrollar una tesis doctoral vinculada a las políticas públicas ambientales),  ya que tras una estancia de investigación en una de mis universidades favoritas, Minho (Braga, Portugal), decidí cambiar problema, objeto y método… y desde el 2004 al 2014 llevo trabajando en esto que llamo la gobernanza transfronteriza, tema de mi tesis doctoral, que defendí en el año 2009 en el Instituto Universitario de Investigación Ortega y Gasset (UCM), con gran alegría, sobre todo, para mi familia 😉 .

Espero que estas dos anécdotas no os hayan resultado resultado pesadas, ni os distraigan del mensaje principal que os quiero trasladar para estas dos semanas de trabajo sobre métodos cualitativos de investigación que comenzamos hoy… porque en estos veinte años yo mismo he evolucionado como investigador, ¡y el método científico también!.

Desde los excesos del positivismo y la dictadura de los cuantitativistas (!vivan los números! 😦 ) hemos cambiado mucho en Ciencias Sociales, admitiendo y dando validez a otras perspectivas más pluralistas y transdisciplinares; de forma que a las variables se le han ido incorporando los estudios de caso, a los números la narrativa, a las teorías la prácticas y a la deducción la inducción, e incluso la abducción.

Por todo esto, lo que os quiero decir es que ¡¡mucha calma!! ya que 1) todos/as estáis comenzando a trabajar con el método científico; 2) estáis perfectamente acompañados por excelentes profesores e investigadores en Ciencias Sociales; 3) los problemas sociales, políticos y administrativos pueden ser abordados a la luz de muchos métodos (cuantitativos y cualitativos);  4) ya no hay un método único, sino varios y que deben ser usados y combinados cuando sea necesario (siempre de forma justificada); 5) las variables son claves para desarrollar una investigación, pero deben ser adaptadas al problema y no al revés; 6) los estudios de caso y el análisis comparado nos van a ayudar a completar el proceso científico, e incluso a hacerlo más fácil, más aplicado.

Una última recomendación para estas dos semanas: durante el desarrollo de esta última parte de la materia debéis pensar en vosotros/as, en vuestros Trabajos de Fin de Máster y, si es posible, en cómo estas técnicas cualitativas os pueden ayudar a desarrollar vuestro proyecto de investigación (¡¡que no es una tesis!!). Recordad que aún tenéis una materia de métodos cuantitativos, que os dará el contrapunto a mi perspectiva, y opciones para abordar el TFM.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo 3MasterDireccionPublica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s