Universidades 3+2, la Nueva Oferta del Híper-Wert (@GraoDXP, 24-III-2015)

Son las 16 horas de un martes en el que debería estar en el aula de una Universidad Pública, de una Universidad periférica, en un campus periférico, al que pocos prestan atención…

… me tocaría trabajar con el alumnado los conceptos básicos de los servicios públicos, en una Grado en Dirección y Gestión Pública, único en el Sistema Universitario gallego y español…

… y sin embargo, me encuentro consumiendo los 180€ que hoy me descontarán de la nómina por hacer una huelga que de poco o nada servirá para cambiar un política de estado, la Educación Superior, que la izquierda y la derecha oficial de este país ha dejado morir de inanición a lo largo de las últimas 3 décadas.

Esta presentación puede parecer dura, descorazonadora y desilusionante, pero para cualquiera que me conozca, alumnos/as incluidos/as saben que estas palabras cargadas de emoción, destilan razones que tienen que ver con el día a día, con la práctica de la docencia y la investigación, en un área del saber científico que ha perdido su centralidad en las sociedades occidentales, dominadas por el cansino economicismo, el hiperjuridicismo y por el supuesto por el “cientifismo” más estúpido (no lo digo yo, lo dice el nuevo gurú de la filosofía política Byung-Chul Han;, recomendable “La Sociedad del Cansancio” y “Psicopolítica”).

Consciente de que practico un ejercicio de “onanismo académico” que nadie leerá y que pasará desapercibido por la totalidad del mundo exterior a las cuatro paredes que me rodean, me puedo permitir un ejercicio de reflexión imperfecto, mediocre, subjetivo, carente de datos, libre y radical, en definitiva inútil (¡qué grande Nuccio Ordine, “La utilidad de lo inútil”!), actividad que no me estaría permitida bajo la lógica de la excelencia y lo políticamente correcto que envuelve las estructuras de poder institucionales de la educación superior española.

Si comenzamos por el final, para no aburrir(me), podría confirmar la muerte por inanición de unas estructuras de gestión del conocimiento superior, a manos, primero de la Iglesia (privado), después del Estado (público), y finalmente, y nuevamente, de la Iglesia y las Empresas del sector financiero (¿quiénes son propietarias de quién?). No tienen más que comprobar el número de alumnado que se matricula anualmente en los centros públicos y privados de educación superior en la última década, para comprobar como disminuye el primero y aumenta el segundo… ¡hay más datos más allá del Informe PISA (UNESCO, BBVA)!

20150317_203853

Esto supone constatar que no nos encontramos ante un simple cambio de modelo de grados (5-3 /4+1/ 3+2)… por cierto, en mi Diplomatura en Gestión y Administración Pública ya “disfrutamos” del modelo 3+2 y el alumnado, en un ejercicio de responsabilidad se puso en huelga en el año 2008 para conseguir el 4+1 (Grado en Dirección y Gestión Pública). La cosa va más allá, y tanto los responsables del Ministerio, como de las Consellerías y de los diferentes Rectorados, bien lo saben.

Los que hemos sufrido como profesores y gestores de estos títulos en los últimos 15 años (uffff! cuánto tiempo ha pasado!), tenemos la impresión de estar viviendo un bucle, un continuo “flashback”: planes y más planes, decretos y normativas autonómicas e internas de las propias Universidades, que dan (sin)sentido a estas normas y confunden a toda la comunidad universitaria, incluidos padres, madres y abuelos… de los profesores, personal de administración y servicios y alumnado, mejor no hablamos.

Universidad y Padres, Madres y Abuelos, Faro250215

Y pese a todo este esfuerzo colectivo, al trabajo ímprobo y a la ilusión desmedida de unos y de otros, nos encontramos al final del partido, con un cambio de las “reglas del juego”: el 3+2.

No sé qué puede pensar alguien ajeno a este mundo de “razón y ciencia”, pero el 3+2, o el 4+1 es lo más parecido a una promoción de un hípermercado, donde se ofrecen 3 productos por el precio de 2… ¿es esto posible?.

Cifras, El Roto, 23-I-2015

La cuestión es que si a una gran empresa, a las grandes de verdad, como al Banco de Santander a o la constructora ACS de Florentino, le cambiarán las reglas del juego a mitad de partido, no tengo claro que ellos no se quejarán… ahh, perdón! qué ya ha pasado con el “Proyecto Castor”!

Pero no es el caso, ¿verdad?. el 3×2, disculpas de nuevo, el 3+2, sólo es aplicable a un segmento de nuestra sociedad que no le importa ni a los programas de auténtico periodismo como los de LaSexta (del resto de medios de comunicación, ya ni hablamos).

¿Y sabéis por qué?, simple, porque no hablamos de CIENCIA, que para esto ya han creado una gran operación de marketing llamada “Constantes y Vitales“, si no de EDUCACIÓN superior. Y esta parte de la ciencia (¿es posible ciencia sin educación?), está, simplemente, desaparecida de las agendas sociales, políticas, mediáticas… y yo diría que hasta de las agendas familiares.

Lo digo sin acritud, y simplemente a partir de un ejercicio de “observación participante”, como es el caso de acompañar la primera parte de la manifestación convocada para hoy 24-M, y que para mi caso tuvo lugar en Vigo, ciudad más grande de Galicia, con un Alcalde, Catedrático de Universidad que tienen matriculados a más de 20.ooo alumnos/as, más de 1.400 profesores y más 600 personas de administración y servicios. Estos datos, podrían ser más, ponen en evidencia los argumentos anteriores, de que la situación actual Educación Superior no le interesa a nadie… ni siquiera a los que forman parte directa de este “bien común”, que no público, que se llama Educación Superior.

Hoy tuve la suerte de poder echar la vista atrás y recorrer los cientos de metros que transcurren entre la Plaza de América y la Plaza de España en Vigo, y lo hice por el centro de la Gran Vía, con una curiosa sensación de que parte de esta calle es mía, al menos durante el recorrido al que tengo derecho al haber pagado los 180€ que me descontarán de mi próxima nómina por poder ejercer el derecho a la huelga… ¡hasta este derecho se ha mercantilizado! (bueno no en todas las Universidades, tengo entendido que en Santiago su Gerencia no les va a reclamar a sus trabajadores este pago; Gallardón tampoco lo hizo en su época de Alcalde de Madrid y con Zapatero de Presidente del Gobierno 😉 ).

Cientos de metros, que en los años 80 recorría con más pelo, menos peso y más energía vital; la propia de un adolescente que se manifestaba por la educación pública (o algo parecido) y que corría delante de las “lecheras”, porque si te parabas recibías un porrazo de la autoridad competente.

Hoy apenas había adolescentes, desde luego casi ningún universitario, escasos sindicalistas, cuadros que en sus descuentos horarios anuales llevan la pena de cargar con las pancartas, y pocos, muy pocos de esos 1.400 profesores… por supuesto, no había nadie de la autoridad académica máxima, ningún cargo del Rectorado, que se ha limitado a expresar su opinión sobre el Decreto 3+2 a través de su Diario Oficial (DUVI), algo que cuesta menos que tomar buenas decisiones públicas.

Parecía un paso de Semana Santa, donde cual saeta, de vez en cuando, un altavoz de un sindicato de estudiantes vacilaba a otro grupo de sindicalistas que, a su vez, pedían la independencia, o reclamaban menos tasas. Por veces, el espectáculo era más propio de la Santa Compaña, como conjunto de ánimas que vagaba por el centro urbano de un pueblo llamado Vigo.

En fin, llegando al final del relato, que pretende ser el principio, queda poco más que esperar de un día de huelga que el chiste que mañana dibujará nuestro eterno Davila, el retorno a las aulas para continuar con nuestro legado en pro de la Educación Superior, y la lucha personal que mantenemos los docentes de la Universidad Pública (cada vez menos investigadores), contra nosotros mismos con el fin de que la realidad no nos supere y venza los ánimos, la ilusión y el espíritu de seguir luchando por dignificar una profesión que va cayendo en el olvido colectivo, y que, como todo lo antiguo, dentro de unas décadas se estudiará desde las Facultades privadas de Economía & Derecho (como parte de una cuatrimestral de Historia contemporánea, y como un fenómeno finisecular más).

A algunos, lo único que nos mantiene activos y comprometidos con el trabajo de docentes universitarios tiene cada vez más que ver con el alumnado presente y futuro ciudadano, que con la excelencia, los “papers” indexados y la transferencia hacia ninguna parte. Por eso cada vez somos más los que pedimos que se dignifique nuestra profesión de docentes universitarios (¡a dónde hemos ido a parar!).

Para hablar de los “problemas” de la Universidad Pública, dejamos a los tertulianos que se han hecho amos y señores (esto nueva especie mediática, también tiene género), de la razón y de la narración.

Son las 17:33 horas, acaba la parte teórica de la clase y pasamos a la parte práctica, así que para +INFO sobre los auténticos problemas (“wicked problems”) de la Educación Superior la #GestiónPública & #ServiciosPúblicos, ya sabéis @GraoDXP @Uvigo

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s